Comision presidencial ucv

Una ciudad universitaria para la humanidad

“La Ciudad Universitaria de Caracas (CUC) es la utopía moderna construida. Representa el anhelo por alcanzar un mundo ideal de perfección para una sociedad y un hombre nuevos (…) A la vez propone la realización de un mundo ideal de belleza y poesía, donde las formas y estructuras expresan el espíritu de los nuevos tiempos, donde se crea un nuevo espacio complejo, abierto, integrado y dinámico y donde las artes pasan a formar parte esencial del lugar habitado por los hombres”, en palabras de María Fernanda Jaua, arquitecta y profesora de la UCV.

 

Sin duda alguna, la Ciudad Universitaria de Caracas, asiento de la Universidad Central de Venezuela (UCV) es una obra sin precedentes en la historia arquitectónica del país. Es, al mismo tiempo, “uno de los pocos ejemplos construidos de la Ciudad ideal, aquella ciudad vislumbrada por las vanguardias modernas del siglo XX, como la alternativa utópica que alcanzaría una mayor humanización de la metrópoli, al ser diseñada conforme a la escala humana, recuperando en ella la naturaleza perdida del hombre, sin por ello negar la necesidad tecnológica, representada por símbolos del progreso como son el uso del concreto armado y la presencia del automóvil” 1.

Con sobrados méritos, a esta obra, le fue conferida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) la condición de Patrimonio Cultural Mundial, el 2 de diciembre de 2000.

 

Para la UNESCO, la Ciudad Universitaria de Caracas, se constituye en “un ejemplo excepcional de la arquitectura moderna. El campus comprende un gran número de construcciones y edificios agrupados en un conjunto funcional y bien estructurado, cuyo valor es realzado por obras maestras de la arquitectura y las artes plásticas modernas”.

 

Al considerar la importancia de la obra, se tomaron en cuenta criterios como los siguientes:

 

“Criterio i: La Ciudad Universitaria de Caracas es una obra maestra del urbanismo, la arquitectura y el arte modernos, creada por el arquitecto venezolano Carlos Raúl Villanueva y un grupo de destacados artistas de vanguardia.

Criterio iv: La Ciudad Universitaria de Caracas es un ejemplo sobresaliente de la realización coherente de los ideales urbanísticos, arquitectónicos y artísticos de principios del siglo XX. Constituye una ingeniosa interpretación de los conceptos y espacios de la tradición colonial y un ejemplo de solución abierta y ventilada, apropiada para su entorno tropical” 2.

La ciudad

La Ciudad Universitaria abarca una extensión de 164.203 hectáreas, en los otrora terrenos de la Hacienda Ibarra. Guarda en su historial, haber sido la residencia de El Libertador Simón Bolívar, durante la última noche que pasó en Caracas en el año 1827, en el que también firmó los estatutos que dieron vida a la Republicana Universidad Central de Venezuela.

 

A la fecha se han edificado dentro de la ciudad universitaria unos 70 edificios, que también comprenden a la Biblioteca Central y al Jardín Botánico. La UCV cuenta con nueve Facultades en Caracas, dos en el estado Aragua, cinco Núcleos de Estudios Supervisados, así como doce Estaciones Experimentales en varios estados del país,

 

En sus espacios reposa quizá, una colección de arte, de las más importantes de la humanidad: edificios modernistas, esculturas, vitrales, mosaicos y hasta murales. “de artistas abstracto-geométricos, constructivistas, surrealistas y figurativitas de la talla de Fernand Léger, Victor Vasarely, Jean Arp, Wilfredo Lam, Alexander Calder, Alejandro Otero, Francisco Narváez, Oswaldo Vigas, Pascual Navarro y Mateo Manaure, entre otros” 3.

 

En resumen, la Ciudad Universitaria fue provista con 108 obras de arte, que datan de un período que va de 1950 a 1957, aproximadamente.

Universidad para cada momento

Alberto Navas Blanco, profesor titular de la Escuela de Historia y cronista oficial de la UCV, opina; la actual Ciudad Universitaria se adecúa a la sociedad para la cual funciona.

 

La primera sede de la universidad, por ejemplo, estuvo en el edificio que en la actualidad ocupa el palacio municipal de Caracas. Para el cronista de la UCV, “esas instalaciones estaban perfectamente adecuadas a la sociedad de entonces. Respondían perfectamente a una sociedad pequeña, a una ciudad pequeña”.

 

A mediados del siglo XIX, la universidad se muda al antiguo convento de San Francisco. Allí va a permanecer, apunta el profesor Navas Blanco, hasta los tiempos del presidente Antonio Guzmán Blanco, cuando la sede recibirá refacciones, “no solamente la fachada, sino algunos arreglos institucionales en cuanto al pensum, las materias de estudio, la construcción del paraninfo. Algo muy importante, porque es la primera vez que hay un paraninfo en Venezuela, para hacer actos solemnes y de grado”.

Esta sede de la universidad, estuvo “adecuada a la Venezuela ya republicana y más desarrollada, en términos de la economía agrícola”, puntualiza el cronista. Va a permanecer en este lugar hasta mediados del siglo XX.

 

Para 1937 se hace inocultable la saturación de la estructura y, algo que no es desdeñable, la céntrica ubicación de la universidad había molestado, consecutivamente a varios gobiernos, que padecían -casi en sus narices- las protestas estudiantiles, los permanentes toques de campanas y hasta “el derribo de estatuas, como la de Guzmán Blanco, o una cantidad de eventos como la semana del estudiante, la Sacrada, la Delpiniada, y que el gobierno calificaba como incómodos”, al decir de Navas Blanco.

 

Es justamente ese año, 1937, cuando se comienza a perfilar la construcción de una Ciudad Universitaria. El autor de esta idea agrega el cronista, “es el doctor Antonio José Castillo, médico cirujano que fue rector de la UCV, y que planteó esto al gobierno de López Contreras, primero, y al de Medina Angarita, después”.

 

Los primeros estudios corresponden al ingeniero Armando Vegas y al arquitecto Carlos Raúl Villanueva, ambos funcionarios del Ministerio de Obras Pública. La planificación de la Ciudad Universitaria de Caracas se realizó, según precisa el cronista de la universidad, sobre la base de viajes a ciudades universitarias, o campus de Colombia, Estados Unidos y Centroamérica.

Como pasos siguientes, el gobierno de Medina Angarita crea el Instituto de la Ciudad Universitaria; se escoge, entre varias opciones, el terreno de la antigua Hacienda Ibarra, y allí se inician los trabajos.

 

Desde el principio, los creadores del proyecto pensaron en las necesidades de una Universidad Central que había nacido del ideal liberal de El Libertador, para hacer de la UCV una universidad de universidades.

 

Para el historiador, la UCV debía prestar servicios no solo a Caracas, sino aportar “en términos de crear un modelo para ser desarrollado en universidades autónomas, en el resto del país, como fue el caso de las universidades de Oriente, Carabobo, Los Andes, La Universidad del Zulia”, entre otras.

 

Medina Angarita no verá culminada la obra durante su mandato, y la Ciudad Universitaria será inaugurada el año 1953, durante el período dictatorial del general Marcos Pérez Jiménez, cuando más cercenadas estarían las libertades.

 

La Ciudad Universitaria, opina el cronista Alberto Navas, “está ubicada en un sitio muy importante: el centro del Valle de Caracas. Divide a la capital, prácticamente en dos, al este del oeste. Es una obra de arte con un diseño arquitectónico de primer orden, en el mundo”.

Monumento

En la actualidad, la UCV es objeto de un proceso de reacondicionamiento de sus espacios, algunos presentaban un franco deterioro. Para ello, el Gobierno Nacional creó, en julio de 2021, la Comisión Presidencial para Recuperación de la Universidad Central de Venezuela.

 

La comisión trabaja bajo los principios de recuperación, rehabilitación y restauración de la estructura de la Ciudad Universitaria, con criterios de preservación. Así como los objetivos de devolver la funcionalidad de los espacios, la preservación patrimonial y la restauración arquitectónica, y de las obras de arte.

Ucevistas

Jacqueline Faria Pineda

Ingeniera hidráulica (UCV), presidenta de la Misión Venezuela Bella

 

“… El territorio de 164 hectáreas donde se encuentra la Ciudad Universitaria contiene mucha historia. Es importante, además, por la gran edificación que proyectó allí el arquitecto Carlos Raúl Villanueva. Podemos ver en esta obra, el paso de lo tradicional a la arquitectura moderna. Una empresa de tal magnitud que, en el año 2000, fue declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO. Tiene características maravillosas. Es un espacio para encontrarse, para vivirlo, para disfrutarlo. Posee iluminación y ventilación natural. La obra, en su conjunto, privilegia el espacio, permite un intercambio maravilloso del ser humano con la infraestructura. Existe un momento en el que el ser humano y la estructura se conjugan. Esta obra es un espacio divino donde ocurre el encuentro para la enseñanza y el aprendizaje, para el conocimiento. Es así, la maravillosa y hermosa Ciudad Universitaria, espacio que aloja la Universidad Central de Venezuela”.

Francisco Garcés

Ingeniero Civil (UCV), profesor adscrito al Instituto de Materiales y Modelos Estructurales (IMME)

 

“La Ciudad Universitaria tiene varios aspectos de importancia. Desde el punto de vista académico es una institución de mucha tradición. Son muchos años de ejercicio en la academia y en las responsabilidades que la universidad ha tomado con el país. No solo ha formado profesionales, es también un lugar de pensamiento, de generación de conocimientos y, sobre todo, de discusión permanente de la sociedad a lo largo de siglos.
Desde el punto de vista físico, posee una estructura que es patrimonio UNESCO, que tiene un gran valor arquitectónico, de ingeniería, de paisajismo. Representa un espacio para el disfrute de toda la gente que vive en Caracas, en el país, por supuesto en el mundo.
Hoy, esto se pone en relevancia. Sobre todo, en un país que quiere desarrollarse (…) No hay que subestimar el tiempo que supone formar una universidad, crear cátedras, crear tradición, cuerpos de investigación, formar docentes; y esta es una de las ventajas y la importancia que tiene la UCV”.

Lionel Muñoz Paz

Director del Instituto de Estudios Hispanoamericanos de la UCV

 

“La construcción de la Ciudad Universitaria fue uno de los esfuerzos más encomiables de la modernización de Caracas, a mediados del siglo XX. Es una de las obras más significativas del arquitecto Carlos Raúl Villanueva. Lo que se ha hecho recientemente en la Ciudad Universitaria, ha sido la mayor inversión en recuperación y restauración de su infraestructura que se haya podido materializar, desde su inauguración en los años 50 del siglo pasado”.

Alejandro López

Historiador (UCV)

“En la Ciudad Universitaria de Caracas coinciden vanguardias estéticas, arquitectónicas y artísticas que marcan una época, que nos hablan de mediados del siglo XX venezolano, en un contexto del anhelo de la modernidad y en el ámbito de un estado que ha crecido por la renta petrolera.

Se pueden considerar, además, en la Ciudad Universitaria, los elementos con los que fue concebida, como una parte más del paisaje, que no interrumpiera el escenario natural que la rodea. Esos son elementos que hacen que sea un referente y que se convierta en un símbolo de la planificación y la organización de un proyecto, a partir de un concepto. Algo muy extraño en el conjunto urbano de Caracas, que, por su crecimiento tan vertiginoso, en la actualidad, presenta una cara desordenada”.

1.  La Ciudad Universitaria de Caracas – CUC. En:
http://www.ucv.ve/organizacion/rectorado/direcciones/consejo-de-preservacion-y-desarrollo-copred/la-ciudad-universitaria-de-caracas-cuc.html.

 

2. Ciudad Universitaria de Caracas. Lista de Patrimonio Mundial 986. UNESCO. En: https://whc.unesco.org/es/list/986/

 

3.  La Ciudad Universitaria de Caracas – CUC. En:
http://www.ucv.ve/organizacion/rectorado/direcciones/consejo-de-preservacion-y-desarrollo-copred/la-ciudad-universitaria-de-caracas-cuc.html.

Gobierno Bolivariano

Contacto

Scroll al inicio