Comision presidencial ucv
Paisajismo de la UCV reverdece oxigenando el patrimonio mundial

Paisajismo de la UCV reverdece oxigenando el patrimonio mundial

¿Cuántas ideas, proyectos o inventos han sido pensados y maquinados a la sombra de un árbol? Cuentos hay muchos. El de la manzana del paraíso que condenó a Eva y a todas las mujeres; el de Newton que desarrolló su´Teoría de la Gravedad´ debajo de un manzano cuyo fruto caería sobre su cabeza.

 

Incluso un limonero caraqueño fue considerado milagroso cuando sus ramas se enredaron con el Nazareno, salvando la vida de los afectados por la pandemia de vomito negro del año 1696.

 

A grandes rasgos los árboles son fuentes de inspiración, de oxígeno y de vida. Sin ellos las especies que habitan el planeta no podrían existir. Sobre su cuidado y protección nos hablan desde pequeños. Sin embargo, no todos tenemos la capacidad de reconocer cada tipo de árboles, sus frutos o sus bondades.

 

En Venezuela, país tropical y diverso, existen por lo menos unas 35 mil especies entre medicinales, forestales y ornamentales. La Misión Árbol cuenta con una guía amplia que está a disposición de curiosos y expertos.

 

En el caso de la Universidad Central de Venezuela el tratamiento del paisajismo y las especies vegetales está dando buenos resultados, se han plantado 350 árboles en todo el campus, mientras que en el Jardín Botánico la reforestación abarca 50 árboles; un total 400 árboles hasta la fecha; la cifra irá en aumento durante el período de lluvias.

 

El área total que abarcan las especies vegetales en la Ciudad Universitaria y el Jardín Botánico es mayoritaria; los estudios refieren que ocupan 61,70 por ciento dentro de los planos originales. En tanto, las edificaciones contemplan un área de 10,32 por ciento; el 27,89 por ciento del espacio restante fue destinado para pasillos y estacionamiento.

 

La Dra. Aguedita Coss Lanz, arquitecta paisajista, es una de ese grupo de investigadores e investigadoras apasionados con la naturaleza; la observan, estudian y conocen la usabilidad que tienen para embellecer los espacios con conciencia ecológica y práctica. Actualmente, forma parte de la Comisión Presidencial para la Recuperación de la Universidad Central de Venezuela, y desde 2008 integra la Comisión de Paisajismo de esta casa de estudio.

Áreas verdes atendidas por la Comisión Presidencial para la Recuperación de la UCV

Volver a la raíz

 

De pie, rodeada de chaguaramos, la arquitecta venezolana lanza su mirada al cielo evaluando las palmas que se abren, verde vivo, sobre ella. Reflexiona sobre las preguntas, y se alista a explicar el trabajo diario que hacen en estos espacios; la labor es ardua e indetenible desde que el Presidente Nicolás Maduro ordenó la creación de este equipo multidisciplinario para devolver a la UCV la luz de otrora.

 

“Villanueva utilizó importantes ejes de palmas principalmente del Chaguaramo venezolano; su nombre científico es Roystonea venezuelana”, dice Coss Lanz.

 

Conoce los planos de la UCV, especialmente aquellos donde se aborda el paisajismo. Los encontró cuando estudiaba. Tocó a la puerta de la Casona Ibarra, para investigar si el arquitecto creador en las Síntesis de las Artes Mayores había pensado también en la disposición física de los árboles que conforman el campus universitario.

 

Su trabajo de investigación para la maestría lo denominó: “El paisajismo en la concepción de la Ciudad Universitaria de Caracas”; gracias a su inquietud, Coss Lanz, demostró que cada planta fue estrictamente insertada en las más de 160 hectáreas con sentido paisajístico, para acompañar a las obras de arte, a los edificios y a quienes transitan los espacios.

 

“Hicimos un registro de fotografías aéreas desde el año 36 hasta el año 83, lo estudiamos a profundidad. Cómo Villanueva abordó esto desde el punto de vista ambiental y climatológico, y el planteamiento paisajístico”, recuerda.

 

Volver a la raíz de esos planos para preservar la vida de las plantas originales -brindando atención fitosanitaria y reponiendo los suelos- es una de las tantas tareas de preservación que la arquitecta paisajista, y el equipo que le acompaña, ejecutan dentro de la UCV.

 

“Ha sido un trabajo estupendo, un trabajo en equipo muy enriquecedor y los resultados están a la vista”, expresa la también docente e investigadora.

 

Dra. Aguedita Coss Lanz, arquitecta paisajista

Un equipo amorosamente disciplinado

 

A la Dra. Aguedita Coss la acompañan en estas labores Juan Manuel Díaz, arquitecto paisajista, y la Dra. Argelia Silva, bióloga, investigadora y asesora del Ministerio de Ecosocialismo (MINEC), con quienes desde diciembre de 2022, evalúan cada detalles de las intervenciones que se hacen a corto, mediano y largo plazo. Además, los planteamientos para el abordaje integral de la vegetación son presentados al grupo de expertos que se reúne cada martes como parte de la Subcomisión de Infraestructura.

 

Para el arquitecto Juan Manuel Díaz la formación de personas para los equipos de poda y conservación son fundamentales. “Ellos tienen dos años de preparación con nosotros, han seguido las indicaciones, han buscado aprender cuáles son los árboles e identificarlos”, dice respecto al grupo de personas que le acompañan en estas tareas de poda controlada.

 

Díaz explica que estas labores de preservación y saneamiento de las especies vegetales son casi personalizadas.

 

“No es una receta única porque es imposible. El mismo tratamiento que le hacemos a un apamate no es el mismo para un gateado, o para una ceiba, o para un caobo. Hay una preocupación por lo que se está haciendo pero luego cuando se explica de manera profesional agradecen. Hay que agradecer que se está recuperando un espacio que durante muchos años estuvo necesitando los recursos para poder mantener y preservar lo que teníamos. Los resultados han sido impresionantes”, especificó.

 

La bióloga venezolana, Argelia Silva, es clara al decir que esto no es un trabajo de improvisación. El trabajo de reconocer el paisajismo, los espacios arbóreos y los espacio que no deben tener vegetación dentro de la Universidad, han sido trabajados intensamente por un grupo de arquitectos de la UCV. Hemos estado viendo las especies que hay que reponer dentro del campus universitario, las que estaban originalmente, las que no estaban originalmente. Hemos tenidos árboles espontáneos de dos especies en particular, el mamón y el mango; crecen en lugares no idóneos, el algunos casos se han hecho trasplantes”, para evitar que deterioren fachadas de las facultades y escuelas.

 

Mientras que la arquitecta Aguedita Coss Lanz asegura que “estar en contacto con todos los profesionales -los de restauración, los de accesibilidad universal, los ingenieros-, que nuestros criterios sean respetados y valorados es de suma importancia. Hay un límite entre la importancia del mantenimiento de la edificación patrimonial, la importancia del elemento vegetal y de la biodiversidad”.

 

En tal sentido, el equipo plantea criterios balanceados de acción y resolución en cada informe que elabora actualizando la situación del panorama del campus. “Nunca podemos olvidar que estamos en un campus que es Patrimonio Mundial, que también tiene nominaciones nacionales importantes; es un campus abierto en donde hacemos vidas distintos tipos de actores sociales”, expresa Coss Lanz.

 

 

Árboles enfermos:¡Diagnosticados y salvados!

 

Sobre los problemas encontrados hay mucha tela que cortar. Incluso la arquitecta reveló que, aunque se hagan tratamientos de poda supervisada en las ramas de los árboles, se ataquen parásitos, etc, al tratarse de seres vivos el cuidado es constante.

 

“En principio lo que encontramos fue unas áreas verdes con un mantenimiento diferido de larga data. Se empezó primero por desmalezar para ver qué encontrábamos, y en agosto del 2021 se comenzaron las labores de tratamientos fitosanitarios de los árboles. La mayoría estaban llenos de parásitas, de la tiña que es una epifita”, explicó.

 

El apamate, uno de los árboles presentes en el paisajismo de esta universidad, fue de los más estudiados para su protección, pues como bien explicó la experta, es atacado por hongos y bacterias conocidas como ´escoba de bruja´, perjudicial para su supervivencia.

 

“Encontramos nuestro arbolado urbano patrimonial -plantado en los años 50 del siglo XX- en una situación bien complicada de salud. La única manera para erradicar esta importante infección es hacer un tratamiento fitosanitario profundo”, diagnosticó la arquitecta Aguedita Coss.

 

Otra de las labores que han realizado son podas de balanceo y podas severas para erradicar el llamado ´guatepajarito’, el cual es como explica Coss «un parásito que arropa al árbol, lo asfixia, y termina por matarlo; se mete dentro de la rama para buscar la savia y una vez está incrustado arrancarlo en muchos casos no es suficiente. Estos árboles tienen la capacidad de regenerarse y de volver a rebrotar como lo hemos visto. El caso más simbólico es el de Apamate del Chichero y de todos los que están en el bosque”.

 

Las palmas que adornan varios espacios del campus también estaban en condiciones desfavorables. La mayoría tenía las hojas secas, con presencia de gusanos y patógenos. Además, requerían fertilización urgente para su conservación.

 

“Ha sido un trabajo bien arduo, extenso e intensivo porque estamos hablando de 84 hectáreas, en total son 163 hectáreas, incluido el Jardín Botánico. Las áreas verdes del campus son la amalgama donde podemos observar la Síntesis de las Artes, las edificaciones patrimoniales en conjunción con las obras de artes y el paisajismo, un elemento súper importante para Villanueva en su propuesta”, consideró la experta.

 

Actualmente, quien pasee por la Ciudad Universitaria podrá evidenciar el notable el reverdecer de los volúmenes vegetales que forman parte de este Patrimonio de la Humanidad. La grama volvió a ser un lugar para el encuentro de estudiantes quienes cargados de libros, llenos de conversaciones y risas, parecen dispuestos imaginariamente por Villanueva en sus planos.

 

El chaguaramo venezolano, el cubano y la palma washingtoniana se ven llenos de vida. Los apamates, el caujaro rojo, el taparón florecido, los araguaneyes y demás especies en el bosque, tienen atención especializada día y noche.

 

Para que esta atención se mantenga en el tiempo han surgido nuevas ideas y propuestas, seguramente concebidas a la sombra de estos árboles.

 

Al rescate del vivero de la UCV

 

Ubicado al oeste del campus y detrás del Instituto de Higiene se encuentra un antiguo espacio de servicios donde funcionaban talleres de mecánica, carpintería, herrería y un vivero.

 

“Hemos hecho exploraciones. El proyecto del vivero es bien integral, no es solamente reproducir plantas y árboles para el campus. Además, queremos generar una escuela de jardineros. El problema es que hay pocas escuelas para formar. Nosotros hemos formado acá un equipo maravilloso donde ya saben perfectamente cómo se poda. Lo que nosotros llamamos los arboristas, una especialidad dentro de este mundo”, expuso la arquitecta venezolana.

 

Asimismo, el equipo de trabajo se plantea incluir un proyecto para la clasificación y recolección de desechos orgánicos y sólidos. “Sería ideal que nosotros vayamos hacia un campus sustentable. Ese tipo de espacios hay que ocuparlos. Imagínate allí tener una escuela, tener un vivero, tener el centro de clasificación y reciclaje; que todo eso pueda salir de allí y retribuirse en beneficios para la universidad”, argumentó.

 

Las opciones de acción dentro de la Ciudad Universitaria parecen cada vez más comprensibles para quienes miraban con recelo la presencia de la Comisión Presidencial. Aunque todavía hay desconocimiento en algunos sectores, y algunos se atreven a rechazar la presencia de este equipo multidisciplinario.

 

¿Qué podemos esperar una vez la Comisión Presidencial culmine sus labores en este campus?

 

En palabras de la arquitecta Aguedita Coss Lanz: “es muy importante hacer campañas de concientización, la divulgación de estos valores, de estos planos, es una realidad que es desconocida por muchos; esto es importante para que se valoren a futuro”, concluyó.

Gobierno Bolivariano

Contacto

Scroll al inicio