Comision presidencial ucv

“López Contreras es el mismo gomecismo” / Parte I

El General Eleazar López Contreras asume la primera magistratura nacional, una vez confirmada la muerte del dictador Juan Vicente Gómez. Es diciembre de 1935, y también es el mismo día en que falleció el padre de la patria, diecisiete. La consigna, que quedará para el imaginario popular, pide paciencia: Calma y Cordura es la frase del nuevo mandatario.

 

Al momento de que el Congreso lo designa Presidente encargado de la República (diciembre 1935-abril 1936) López Contreras es el militar de carrera más influyente del país. Viene de ocupar varios cargos en los veintisiete largos años que el gomecismo ha estado en el poder. Tiene fama nacional de moderado y no se le vincula con acciones de hostilidad, quizá por eso se le considera un ejemplo de civismo.

 

Entre sus primeros actos administrativos figura la firma de un decreto en el que convoca el retorno de todo el exilio antigomecista.

Los líderes estudiantiles de la Generación del 28 reciben de buena manera el gesto del nuevo presidente, y se produce “el alud del retorno” (1). Al despacho del general llega una enorme cantidad de telegramas que contienen “solicitudes o anuncios de tal naturaleza por parte de quienes conformaban la gruesa, abigarrada y contradictoria fronda del exilio anti-gomecista” (2).

 

Entre el aluvión de telegramas de los que aspiran retornar, destacan los de un nutrido grupo de miembros de la Generación del 28, quienes ofrecen al gobierno, de forma adelantada, una especie de garantía para su vuelta al país del que fueron expulsados. Algunos, manifiestan abiertamente su renuncia a doctrinas “exóticas”, mientras que otros prefieren asegurar a López Contreras, que quienes los señalan de “comunistas” lo hacen por malentendidos, o motivados por calumnias.

 

Una vez en suelo patrio, buena parte de los retornados se incorporan a las filas militantes, haciendo uso de las libertades otorgadas a la ciudadanía tras la muerte del tirano. Hay los que fundan agrupaciones de corte político, y los que se apuran a revivir los movimientos que crearon en la clandestinidad durante las últimas horas del gomecismo.

En opinión del historiador Manuel Caballero, según el artículo titulado Regresan los jóvenes (3), entre los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela, UCV, que acaban de volver a Venezuela, destacan actitudes, pero sobre todo una nueva jerga, que levantará sospechas y aprehensiones en el gobierno.

 

Sucede, añade el historiador, “que entre los emigrados hay algunos jóvenes, mayormente ‘veintiocheros’ que han vuelto contaminados con las nuevas teorías sociales, el comunismo y el socialismo y, quién sabe, acaso también el anarquismo. Ellos no vienen en son de pelea porque son muy nuevos y se sienten minoritarios, pero su sola presencia es vista como una provocación viviente por buena parte de un país que sale de treinta años de una tiranía misoneísta. (…). Vienen con un vocabulario nuevo y, lo que es peor, atractivo: proletariado, sindicato, antiimperialismo y, sobre todo, el más aborrecido de los vocablos: partidos”.

 

Vale destacar que para 1936 “ya existía una lógica de partidos políticos y de movimiento estudiantil”, asegura el historiador Alejandro López, y a esa generación del 28, participa activamente, en la organización de los partidos.

“En la universidad”, añade López, “había un nicho, una cantera. El liderazgo en ese momento, 1936, lo ejercían estudiantes de izquierda, estudiantes afiliados a partidos como el Movimiento de Organización Venezolana (ORVE). Destaca particularmente Leonardo Ruiz Pineda, que cursaba estudios en la escuela de derecho en la UCV”.

 

Por otra parte, aún es muy temprano como para poder borrar del todo la sombra omnipresente del gomecismo en la vida nacional. Mientras López Contreras se apura a presentar un plan de gobierno con el que intenta generar una nueva realidad social, debe al mismo tiempo capotear a las viudas de la dictadura, quienes no solo defienden el legado de Gómez y su vigencia, sino que conspiran contra su ex compañero de gabinete.

Escarceos con los estudiantes

Cuando amanece el 14 de febrero de 1936, López Contreras está a punto de cumplir tres meses al frente del Ejecutivo Nacional y ha proyectado una buena dosis de esperanzas al pueblo venezolano, a pesar de haber suspendido las garantías constitucionales luego de las manifestaciones suscitadas por la muerte del dictador y el saqueo contra propiedades de los líderes de la dictadura. Por eso, en las calles se habla de la plena vigencia del gomecismo sin Gómez.

 

“López Contreras es el mismo gomecismo. No solo el gobernador de Caracas (Félix Galavís), sino que toda esa estructura de gobierno es gomecista. (El lopecismos) es una actualización del gomecismo”, indica López.

 

Con ese escenario de garantías suspendidas, el entonces gobernador de Caracas, Félix Galavís, crea primero, una Oficina de censura y luego emite un decreto de intervención contra la prensa escrita y la radio. Los periodistas reaccionan en contra de la censura y emiten una declaración conjunta que adhieren, entre otros, la Federación de Estudiantes de Venezuela (FEV), la Asociación de Escritores de Venezuela (AEV), Asociación Nacional de Empleados (ANE), el Gremio de Linotipistas y Trabajadores de Artes Gráficas y la Asociación Cultural Femenina.

En la víspera del 14-F, una representación de la prensa se reúne con el Presidente en funciones, quien promete libertad de pensamiento y eliminación de la censura, sin decir nada sobre la restitución de las garantías constitucionales.

 

Al día siguiente, una multitud se reúne en la plaza Bolívar de Caracas, al grito de “Queremos prensa libre, no somos comunistas”. La concentración se transforma en asamblea y designa una Junta patriótica, que se dirige a los presentes, para ofrecerse a mantener la lucha por la democracia. Casi en simultáneo, una lluvia de balas, que nace en la sede de la Gobernación de Caracas, cae sobre la manifestación, hiriendo a 150 personas y quitándole la vida a otras seis. A pesar de ello, la concentración mantiene su posición.

 

Esa misma tarde, los estudiantes de la UCV reaccionan. Organizan una marcha, encabezada por Jóvito Villalba, entonces presidente de la FEV y el rector Francisco Antonio Rísquez. Salen de la sede de la universidad, ubicada a una cuadra de la Plaza Bolívar, rumbo al Palacio Presidencial.

Villalba, posee dos virtudes: un aura de héroe, ganada en las protestas de 1928, y un verbo incendiario que agita a las multitudes. De allí que en las esquinas de Caracas se comenta que para 1936 hay dos gobiernos, uno en el Palacio de Miraflores y otro en Miracielos, sede de la federación de estudiantes.

 

Los estudiantes consiguen una audiencia con el Presidente y, allí mismo, exigen la restitución de garantías constitucionales, la erradicación de los elementos del gomecismo en cargos de gobierno y la libertad de los presos políticos.

 

López Contreras accede y la jornada finaliza con la detención del gobernador de Caracas, señalado de ordenar la balacera contra los manifestantes.

 

El poeta Andrés Eloy Blanco recordará la jornada con estos versos:

“El 14 de febrero se echó el cogollo de un lao,

cogió su guacharaquita y el porteño encabullao…

Lo trajeron de la plaza con el pecho atravesao.

–Ay, mijo de mis entrañas, ¿por qué me lo habrán matao?

Y Juan Bimba decía:

–No llore, mamá, trago amargo, mi vieja,

sin mirarlo;

tómelo, mi mamá;

trago largo…” (4)

 

Lo que se conocerá luego como la masacre de febrero creará un cisma entre la UCV, que se posicionaba de lado de los reclamos populares, y el recién estrenado gobierno nacional.

 

1. Academia Nacional de la Historia. El retorno de los exilados. En: https://www.anhvenezuela.org.ve/2021/03/03/el-retorno-de-los-exilados/

2. Ibidem.

3. Academia Nacional de la Historia. Regresan los jóvenes. En: historiahttps://www.anhvenezuela.org.ve/2021/03/26/regresan-los-jovenes/

4. Tomado de: http://www.laradiodelsur.com.ve/la-primera-protesta-sobre-el-14-de-febrero-de-1936/

 

PUBLICACIONES RECIENTES

(1) LUQUE, G. 2001. Gomecismo y educación: reforma, contrarreforma y nuevas reformas. 1900- 1930. En: GOMECISMO Y EDUCACIÓN: REFORMA, CONTRARREFORMA Y NUEVAS REFORMAS. 1900- 1930

(2) NAVAS, A. 2023. El cierre de la UCV en 1912. En: El cierre de la UCV en 1912.

(3) Ibidem.

(4) LUQUE, G. 2022. Educación, pueblo y ciudadanía. Fundación Editorial El perro y la rana, en digital. p. 64. En: Educación, pueblo y ciudadanía

(5) SORIANO, G. 2022. Sobre la autonomía universitaria. en Boletín de la Academia Nacional de la historia, Edición especial 300 años de la UCV, Número 417, Tomo CV, pág 210, Caracas.

(6) LUQUE, G. 2022. Educación, pueblo y ciudadanía. Fundación Editorial El perro y la rana, en digital. p. 51. En: Educación, pueblo y ciudadanía

(7) RONDÓN, R. (2008). Creando un público. Lectores y espectadores para el Círculo de Bellas Artes y la Generación del 18, en: Creando un público: Lectores y espectadores para el Círculo de Bellas Artes y la Generación del 18

(8) Manifiesto liminar de la Reforma universitaria argentina.

(9) LUQUE, G. 2022. Educación, pueblo y ciudadanía. Fundación Editorial El perro y la rana, en digital. p. 65. En: Educación, pueblo y ciudadanía

Gobierno Bolivariano

Contacto

Scroll al inicio