Comision presidencial ucv

La Generación del 28

“La historiografía oficiosa considera a La Generación del 28 como el primer movimiento de masas exitoso en la historia política venezolana”, al decir del cronista de Caracas y profesor universitario, Omar Hurtado.

 

No obstante, al cronista esta calificación le parece exagerada, “y fundamentalmente avalada por la destacada figuración de varios de sus integrantes en el ulterior devenir nacional”.

 

Para el también historiador, José Gregorio Linares, esta consideración responde a que “la generación del 28 reescribió su historia a la medida de sus intereses (porque) la versión de la historia es la versión de los ganadores”.

 

——

Caracas. Carnaval de 1928. Los jóvenes, que ingresan a la Universidad Central de Venezuela (UCV) entre los años 1923 y 1925, se agrupan en torno a las ideas políticas que prevalecen en la época. Han llegado a reconstituir los órganos de representación inmediata en varias facultades y en poco tiempo derivarán de la Asociación General de Estudiantes (1921) a la Federación de Estudiantes de Venezuela (1927).

 

Para este momento los ocupa un plan: edificar un espacio que será llamado La Casa de Bello. Un lugar en el que aspiran realizar actividades culturales y levantar un “albergue para estudiantes de escasos recursos económicos” (1). Para financiar la construcción del espacio planifican La semana del estudiante, con un abultado programa: desfile desde la UCV hasta el Panteón Nacional para homenajear a los próceres de la independencia; coronación, en el Teatro Municipal, de Beatriz Peña, reina de los estudiantes; un recital de la juventud; y una concentración en el sector La Pastora, entre otras actividades.

 

Este ambicioso programa será rápidamente interrumpido.

 

Durante la coronación de Beatriz I, los estudiantes ceden el micrófono al poeta larense Pío Tamayo, quien lee un poema que ha compuesto para la ocasión y que titula Homenaje y demanda del indio:

“…pero no, Majestad que he llegado hasta hoy,

y el nombre de esa novia se me parece a vos!

Se llama LIBERTAD!

Decidle a vuestros súbditos

-tan jóvenes que aún no pueden conocerla-

que salgan a buscarla, que la miren en vos,

¡Vos, sonriente promesa de escondidos anhelos!

Vuestra justicia ordene,

Y yo enhiesto otra vez,

-alegre el junco en silbo de indígena romero-

armado de esperanzas como la antigua raza,

proseguiré en marcha,

pues con vos, Reina nuestra,

juvenil, en su trono, ¡se instala el porvenir! (2)

El poema fue calificado de insurreccional contra el gobierno de Juan Vicente Gómez, lo mismo que las intervenciones (por momentos caldeadas) de los estudiantes Rómulo Betancourt, Jóvito Villalba y Joaquín Gabaldón Márquez.

 

Falso sosiego nacional

Mientras en la otra parte del mundo, ocurre una revolución proletaria que acaba con la monarquía, en Venezuela se registran las primeras grandes exportaciones de petróleo, entre 1916 y 1920. “A partir de entonces comienza a decaer la producción agrícola y pecuaria, debido entre otras razones a la progresiva emigración de la mano de obra campesina hacia las zonas de exploración y explotación petroleras” (3).

 

Distintos autores señalan que la población venezolana era diezmada por “enfermedades endémicas como el paludismo, la desnutrición, la disentería. La situación del país y en particular de la juventud es desoladora”: cárceles, una muy marcada desigualdad, guerrillas, dictadura, 80% de analfabetismo y una universidad clausurada (4).

 

Reabierta, en el año 1922, la UCV se reagrupa y vive al año siguiente otra reforma universitaria. Paralelamente y, como consecuencia de la conformación de una clase obrera petrolera, se establece una zona de marginalidad en torno a las ciudades, produciendo una escisión entre los estudiantes que abanderaban tímidamente las luchas antigomecistas.

 

“A partir de un momento determinado, el grupo fascista, clasista y clerical va a ocupar un segundo puesto y asume mayor liderazgo el grupo profundamente democrático, antiimperialista, entre los jóvenes que impulsan la lucha por una Venezuela que luego no va a ser regida por caudillos, sino por partidos”, recuenta Linares.

Esbozos de antimperialismo

Luego del acto de coronación, Tamayo terminaría como prisionero político. Fue de La Rotunda al Castillo de Puerto Cabello, con la siguiente advertencia del gomecismo: “Iniciador del comunismo en Venezuela. Elemento enemigo. Preso el 14 de febrero de 1928 y remitido al Castillo el 27 de febrero del mismo año”.

 

Para Ildefonso Leal, antiguo cronista de la UCV, el gomecismo “tuvo la virtud de que el alma criolla, convertida en crisálida, se desarrollase ocultamente hasta hacer eclosión. El pueblo, se mantiene a la expectativa aguardando su hora. El estudiantado, por su parte, aprende en el dolor y en el infortunio la misión que le incumbe, aun cuando en lo más áspero de la situación, ya la tiranía en su acmé, ‘una parte del estudiantado abandonó el arma cívica para lanzarse por el camino de la protesta armada’” (5).

 

Se considera a Pío Tamayo precursor de las ideas marxistas en Venezuela, en tanto fue fundador, junto a otros, del Primer Partido Comunista cubano. Así que, su presencia destacada en la programación de la Semana del Estudiante de 1928 señala la orientación ideológica de los organizadores.

 

La “aparición” del petróleo, y con él la subsiguiente intervención de Estados Unidos en la escena nacional, produjo entre los jóvenes ucevistas el caldo de cultivo para que buena parte del estudiantado se asomara a las ideas que luego refundaron a Venezuela.

 

“De la generación del 28”, apunta José Gregorio Linares, “Jóvito Villalba, Miguel Acosta Saignes, Rómulo Betancourt (entre otros) eran todos políticos profundamente antiimperialistas en aquel momento, porque ante el avance estadounidense en América Latina, la respuesta del movimiento estudiantil fue una respuesta antiimperialista”.

Líderes estudiantiles de toda América Latina se manifestaban en contra de los intereses estadounidenses. “En Argentina, por ejemplo, está Manuel Ugarte, José Enrique Rodó en Uruguay, Rubén Darío por Nicaragua”, apunta Linares, quien además asegura que después del arribo de algunas figuras al poder, olvidaron muy a propósito el papel fundamental no sólo de Pío Tamayo, sino también de otros líderes de izquierda como Rodolfo Quintero, Miguel Acosta Saignes, Salvador de la Plaza.

 

Para el historiador, la Reforma de Córdova si influyó entre los líderes estudiantiles, pero no sólo este movimiento sino las ideas antiimperialistas provenientes de las muy cercanas (en espacio) Revolución mexicana, en 1910, y (en el tiempo) Revolución rusa, en 1917.

 

Diría Rómulo Betancourt que en “alguna revista leíamos, brillándonos los ojos juveniles con la emoción de quien se asoma a un mundo inédito, las noticias de las luchas universitarias de Córdoba, de las manifestaciones callejeras de Lima, de los enérgicos inicios de la batalla que libraría Cuba contra el “machadato (…) Y fue bajo el influjo de esa inquietud insurgente que conmovía a las juventudes americanas como resolvimos organizar la Semana del Estudiante” (6). Aunque ambos movimientos tuviesen rangos de acción diferentes.

 

Los estudiantes estaban divididos en dos aguas, aquellos a los que el profesor Linares califica como “fascistas, clasistas y clericales”, entre los que figuraban Raúl Leoni, quien por cierto era el presidente de la FEV, y por otro lado aquellos que creían que era importante un cambio más radical, dirigido por la doctrina socialista y comunista.

¿Cómo convertir a un estudiante en un héroe?

Volvamos al día 12 de febrero. El gobierno del “bisonte” reprime, poco después de los discursos de Tamayo, Betancourt, Villalba y Gabaldón, a los estudiantes. Termina así la semana de celebración. A estos 4 los envía a La Rotunda.

 

Otros 214 estudiantes protestan y exigen ser apresados, como acto de solidaridad con sus compañeros. Los 214 irían, junto con los oradores, a parar al Castillo Libertador, en Puerto Cabello.

 

La desproporcionada reacción del gobierno contra los estudiantes tuvo un efecto adverso: pretendiendo ejercer un castigo ejemplar contra una supuesta rebeldía, los jóvenes que sufrieron torturas con cadenas y grilletes, terminarán convertidos en héroes populares y saldrán de prisión con sus ideas antigomecistas más fortalecidas. El pueblo los acogió en una celebración callejera, y al mismo tiempo repudió al Benemérito. Se caldeaba así un nuevo intento de oposición al caudillo.

 

Sin embargo, pasarían unas cuantas lunas hasta que una nueva Federación se volviese a coronar con la boina azul, para celebrar la comunión entre los estudiantes y el pueblo, tras la muerte del tirano.

1. Diccionario de Historia de Venezuela: La generación del 28. Disponible en: https://bibliofep.fundacionempresaspolar.org/dhv/entradas/g/generacion-de-1928/.
2. EL TROUDI, H. 2021. José Pío Tamayo, pionero de la palabra y la revolución. Disponible en: https://haimaneltroudi.com/jose-pio-tamayo-pionero-de-la-palabra-y-la-revolucion/
3. BOHÓRQUEZ, D. 2019. La generación de 1928. Prácticas discursivas y luchas por la democracia. Revista Cifra Nueva. Enero-Junio 2019. Disponible en: http://www.saber.ula.ve/bitstream/handle/123456789/45846/art2.pdf?sequence=1&isAllowed=y
4. Íbidem.
5. LEAL, I. 1967. La Universidad de Caracas: 237 años de historia, Caracas: edición especial del Círculo Musical.
6. RIVAS, R. (1998). Ecos de la Reforma Universitaria en Venezuela. Revista de la Red de Intercátedras de Historia de América Latina Contemporánea, 2 (2), 11-20. En Memoria Académica. Disponible en: https://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/art_revistas/pr.15611/pr.15611.pdf
PUBLICACIONES RECIENTES

(1) LUQUE, G. 2001. Gomecismo y educación: reforma, contrarreforma y nuevas reformas. 1900- 1930. En: GOMECISMO Y EDUCACIÓN: REFORMA, CONTRARREFORMA Y NUEVAS REFORMAS. 1900- 1930

(2) NAVAS, A. 2023. El cierre de la UCV en 1912. En: El cierre de la UCV en 1912.

(3) Ibidem.

(4) LUQUE, G. 2022. Educación, pueblo y ciudadanía. Fundación Editorial El perro y la rana, en digital. p. 64. En: Educación, pueblo y ciudadanía

(5) SORIANO, G. 2022. Sobre la autonomía universitaria. en Boletín de la Academia Nacional de la historia, Edición especial 300 años de la UCV, Número 417, Tomo CV, pág 210, Caracas.

(6) LUQUE, G. 2022. Educación, pueblo y ciudadanía. Fundación Editorial El perro y la rana, en digital. p. 51. En: Educación, pueblo y ciudadanía

(7) RONDÓN, R. (2008). Creando un público. Lectores y espectadores para el Círculo de Bellas Artes y la Generación del 18, en: Creando un público: Lectores y espectadores para el Círculo de Bellas Artes y la Generación del 18

(8) Manifiesto liminar de la Reforma universitaria argentina.

(9) LUQUE, G. 2022. Educación, pueblo y ciudadanía. Fundación Editorial El perro y la rana, en digital. p. 65. En: Educación, pueblo y ciudadanía

Gobierno Bolivariano

Contacto

Scroll al inicio