Comision presidencial ucv

En la UCV se avizora el impacto de “El Gran Viraje” de CAP

Carlos Andrés Pérez (CAP) retorna a la presidencia de la república en 1988. Arrastra tras de sí un halo triunfalista y el recuerdo no muy lejano de su primer mandato, cuando unos extraordinarios ingresos petroleros lograron que nos conocieran como la “Venezuela Saudita”.

En los comicios efectuados el 4 de diciembre de ese año 88, CAP, quien hizo campaña hablando mucho de sus hazañas pasadas y menos de sus planes inmediatos, enarboló un eslogan simple, de fácil recordación: “el gocho pal 88”. Resultó electo con 3.879.024 votos (52,91%) para gobernar el período 1989-1994.

Sin dejar caer el impacto de su segunda victoria electoral, CAP organiza una toma de posesión que consideró digna de su estatura política. Un evento fastuoso que no se realizó en el parlamento, como es habitual, sino en el Teatro Teresa Carreño. A pesar de la pompa, dice en su discurso de toma de posesión: “No vengo a disfrutar del poder y sus vanaglorias”.

Se trató dde una superproducción que será bautizada, popularmente, como “La coronación” y que terminó siendo mal recibida por un país donde las reservas internacionales eran prácticamente inexistentes, el déficit fiscal alcanzaba un 6.1% del Producto Interno Bruto y que coexistía con un complejo control de cambio, que sobrevalúa la moneda… Para complementar el cuadro de calamidades nacionales, la inflación se registra en 29.5%, amén del control de precios.

Otro hito importante parece poner un palo más a la carreta en la que se sube CAP al inicio de su segunda presidencia: Anuncia un programa de gobierno, del que poco o nada habló en la campaña electoral y lo presenta como el “Gran Viraje”, como el ajuste impostergable para salvar a la patria. Asegura emocionado que es un plan que se ajusta “a los cambios que se dan en la globalización neoliberal de los años noventa”. Ofrece otras pistas, dice además, que despojará al Estado venezolano “de innumerables cargas, la primera de ellas la de ser benefactor” 1.

La idea de acabar con el Estado benefactor, expuesta por el nuevo presidente, respondía a un avance del pensamiento del espectro político de la derecha  Latinoamericana, durante la década de los 80’s.

“En general, puede afirmarse que los autores neoderechistas parten de ciertas premisas casi axiomáticas que orientan todo el discurso: la oposición de fines y conductas entre el Estado y los empresarios; la ineficiencia per se del Estado y la eficiencia del sector privado; la responsabilidad del Estado en el fracaso económico; la privatización como solución a la crisis; la libertad económica como fundamento de la libertad política; y la superioridad ética de la economía de mercado” 2.

Pero lo que no se dice en ese discurso es que “en Venezuela, el Estado no se ha comportado sólo como un regulador, productor y proveedor de servicios: también ha sido, desde 1928, un financiador de la actividad privada y un planificador desde 1936” 3.

Poco antes de tomar posesión en su coronación, CAP se va de gira por medio oriente, pero decide, previo a subir al avión, anunciar el gabinete de ministros. Un grupo de 21 personas en el que destaca la presencia de nuevos ministros que muestran amplias credenciales en la academia y la empresa privada, pero cero experiencia en la administración pública o gestión de gobierno. “Es Importante mencionar que el presidente Pérez nombró como Ministro de Educación a Gustavo Rossen, miembro del equipo ejecutivo (gerente) del Grupo Polar” 4.


Primera reacción estudiantil
Las medidas económicas que engrosan al gran viraje madrugan al país que aún guardaba esperanzas con el retorno del presidente de la bonanza petrolera. Pero esta sorpresa tiene particular impacto en el sector educativo.

“Las intenciones del gobierno incluían la decisión de privatizar la educación superior como lo anunció el ministro de educación de entonces, Gustavo Rossen, al día siguiente del anuncio de CAP. Ese mismo día representantes de la FCU-UCV y profesores de la Federación de Asociaciones de Profesores de Venezuela (FAPUV), convocaron a una reunión urgente para darle respuesta al ministro. Los estudiantes consideraban esta medida una violación a la Constitución Nacional de 1961 que contemplaba el derecho a la educación y un atropello contra los sectores populares que se beneficiaban de ella” 5.

Luis Fuenmayor Toro, entonces rector de la Universidad Central de Venezuela (UCV), ofrece al respecto, unas declaraciones la prensa en la que condena la intención privatizadora de CAP, y encara al ministro Roosen diciéndole «…el titular de educación debería situarse como tal, con responsabilidades públicas y no seguir pensando como si todavía estuviera en la empresa Polar” 6.

Pero incluso antes de darse a conocer el paquete de medidas económicas neoliberales de CAP, estudiantes de la UCV ya habían comenzado una agitación interna en el campus, para alertar sobre lo que se venía. Con el contexto reinante, no había que ser adivino para ver los nubarrones en el horizonte.

El presidente del centro de estudiantes de Ingeniería Yoel Amaya, quien dio unas declaraciones a la prensa (…) cuestionaba en ellas, “las medidas económicas anunciadas por CAP, que a su juicio sólo traerían una explosión social incontrolable” 7.


Protestas en varios estados
Es 22 de febrero de 1989, y ya se registran protestas de estudiantes universitarios, en contra de las medidas económicas, en las puertas de la UCV, pero también en casas de estudios superiores de Barquisimeto, Maracay, Valencia y Mérida.

El gobierno acusa recibo de los reclamos universitarios y decide invitar al rector Fuenmayor a Miraflores. Tras la reunión, el propio CAP se compromete a investigar el asesinato de estudiantes, que los ucevistas endilgan al gobierno anterior, al de Lusinchi. El presidente intenta calmar los exaltados ánimos ucevistas… pero esa promesa no alcanza para sofocar las llamas.

De aquí en más, la cuerda solo se irá tensando, sin que el gobierno intente siquiera dar un paso atrás en su apuesta neoliberal, hasta que las aguas represadas desembocan en la mañana del 27 de febrero de 1989.

Para febrero de 1989, la efervescencia popular por el triunfo de CAP había bajado. El nuevo gobierno se apresura a presentar su programa de ajustes económicos que despiertan más escozor que esperanzas.

Tras el anuncio, que se hace el 16 de febrero, la situación es, al menos, incómoda. A pesar del optimismo que le imprime el gobierno a su nuevo plan y toda la argumentación teórica, es evidente la discrepancia enorme entre el discurso y los efectos en la población que debe ajustarse el cinturón.

Para el 19 de febrero, representantes del Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) preparan sus equipajes para tomar camino a Caracas, junto con Edgar Leal, quien es designado como negociador de la deuda en Washington, al menos eso anuncia la prensa.

“Pese a la crisis y a los anuncios de medidas económicas se realiza, en Caracas, el matrimonio entre miembros de la familia Cisneros-Tinoco, dueñas de los monopolios más influyentes del país y con personeros en el nuevo gobierno. La fastuosa ceremonia, llamada por la prensa “La Boda del Siglo”, por sus selectos licores importados, trajes extraordinarios, exóticos pasapalos, regalos fabulosos, Rolls Royce, personajes del jet set internacional y extravagancias por el estilo, constituyeron los ingredientes de una fiesta que consumió, según cálculos conservadores, “más de siete millones de bolívares” 8.

Casi en paralelo, efectivos policiales asesinan al estudiante Dennys Villasana, tras una discusión que se intenta hacer pasar como un atraco. Al momento de producirse el sepelio del estudiante hay escarceos entre los uniformados y los ucevistas, “y días después en un enfrentamiento a las puertas de la UCV, muere un empleado universitario. Las protestas y los enfrentamientos se extienden a Maracay, Valencia y Mérida, que fue militarizada para contener la rebelión estudiantil. De esta forma, la lucha contra los asesinatos comienza a combinarse con la denuncia del paquete hambreador” 9.

Pocos meses antes, a finales de 1988, el hoy escritor José Roberto Duque, ingresaba a la escuela de historia de la UCV. De sus primeros acercamientos con la política recuerda a dirigentes estudiantiles emergentes de la generación intermedia de las canteras de la izquierda: “cuadros en pleno crecimiento, a quienes escuchaba con atención y de quienes recibí los primeros rudimentos del análisis político y social. Recuerdo a Roland Denis, Luis “el Negro” Villafaña, Armando Sánchez, el Chino Khan y una docena más de analistas, agitadores y arengadores de lujo. De los «espiches» de esos señores que recorrían los pasillos de la UCV, alimenté mi rabia, sin que en ese momento la procesara con el debido método. Fue el contexto en que supe que Venezuela estaba girando violentamente hacia la derecha”, relata el escritor.


Dirigencia emergente
“Durante el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez”, apunta el historiador Alejandro López, se evidencia “un rasgo interesante y es la fuerza que cobra el movimiento estudiantil universitario, que ya venía manifestándose, con mucha fuerza, desde mediados de los 80, desde el Marzo merideño del año 87. De este período también llama la atención la aparición de los espacios de debate político en las universidades. Hay un aspecto que va a detonar y que luego caracterizará la década de los 90, y es la protesta social”.


Se viene el estallido
El 26 de febrero de 1989 amanece con la expectativa de que el Ministerio de Energía haría efectiva el aumento en los precios de la gasolina y del 30% del precio del transporte público.

No obstante, los pasajes del transporte público aumentaron de manera abrupta, mucho antes de la fecha prevista y con ello se registran protestas de estudiantes en varias ciudades venezolanas.

“En la ciudad de Mérida, por ejemplo, los enfrentamientos entre los estudiantes, la policía y la Guardia Nacional, mantuvieron paralizadas, por cuatro días, las actividades en la Universidad de Los Andes (ULA)” 10.

El día siguiente a, 27 de febrero de 1989, los ministros del gabinete económico de CAP despiertan en Washington donde firmarían la carta de intención con el FMI. Mientras que en el frente interno y según lo previsto, comienzan a regir los aumentos de gasolina y transporte público.

En Guarenas, a poco más de 37 kilómetros al este de Caracas, inicia un reclamo popular por el aumento desmedido del precio de pasaje. Es una chispa que rápidamente levanta las llamas en la capital del país.

El reclamo se hace incontenible y la fuerza policial es desbordada en varias zonas de Caracas y comienzan a disparar contra los manifestantes.

“En la zona de Parque Central ya había caído su primera víctima. La estudiante de Letras de la UCV Yulimar Reyes, quien fue asesinada con una descarga de perdigones que le propinó un policía metropolitano, minutos después de haber dado unas declaraciones a un medio de comunicación que se encontraba reseñando la noticia” 11.

De allí en adelante, todo lo ocurrido es parte de la más dolorosa historia de violencia oficial registrada en Venezuela. “El Caracazo”, se convertirá en una herida nacional, que tardará muchos años en sanar.

CAP, que entró a su segundo mandato presidencial a hombros de una coronación, será sacado a sombrerazos del cargo, incluso, por sus compañeros de partido. Lo demás, es historia conocida.

—————-

Notas:

  1. MORENO PÉREZ A. 2019. Sesenta años del Decreto Ley de Universidades (1958). Autonomía universitaria plena: origen, desarrollo, transformación y transfiguración (1958-2018). Educere, vol. 23, núm. 75. En: https://www.redalyc.org/journal/356/35660262009/html/  
  2. MONCADA S. 1988. “Derecha intelectual y grupos empresarios”. Revista Nueva Sociedad Nº 98. Noviembre- Diciembre 1988, ISSN: 0251-3552. Copia digital publicada en: https://static.nuso.org/media/articles/downloads/1704_1.pdf
  3. Íbidem.
  4. MORENO PÉREZ A. 2019. Sesenta años del Decreto Ley de Universidades (1958). Autonomía universitaria plena: origen, desarrollo, transformación y transfiguración (1958-2018). Educere, vol. 23, núm. 75. En: https://www.redalyc.org/journal/356/35660262009/html/.
  5. RADA ARAGOL, Y; CONTRERAS, O. 2010. “Protesta estudiantil y represión en Venezuela 1983- 1993”. Caracas, Colección Bicentenario Ministerio del Poder Popular para la Cultura. P. 111.
  6. Tomado de: Iris Castellanos. «Universitarios rechazan privatización de la educación superior». El Nacional. Caracas, 18 de febrero de 1989. p. C7.
  7. Tomado de: Humberto Alvarez, «Empleado muerto de un balazo durante disturbios en la UCV». El Nacional. Caracas, 21 de febrero de 1989, p DU.
  8. MANIGLIA T, CARVAJAL I. 2011. Cronología de una implosión La década final de la IV República, 2da Edición.Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información. Dirección de Comunicaciones Presidenciales. Caracas. P. 63.
  9. Íbidem.
  10. RADA ARAGOL, Y; CONTRERAS, O. 2010. “Protesta estudiantil y represión en Venezuela 1983- 1993”. Caracas, Colección Bicentenario Ministerio del Poder Popular para la Cultura. P. 114.
  11. Íbidem
Gobierno Bolivariano

Contacto

Scroll al inicio